Secretos del cocido madrileño

91 633 27 68
Secretos del cocido madrileño

Buscar un restaurante donde comer en Villaviciosa de Odón será mucho más fácil si conoces bien la tradición local. Si vives o te encuentras de paso por la zona, seguro que más de una vez te habrá apetecido comer un buen cocido madrileño. No te vamos a decir dónde ir, pues seguramente ya lo sabes o, incluso, si eres un buen cocinero quizá lo preparas habitualmente en tu propia casa. Lo que haremos será contarte algunas cosas sobre el origen e historia de este guiso.

Si sabes de un lugar donde comer en Villaviciosa de Odón, seguro que también te gustará conocer todos los secretos del cocido madrileño. Su origen se remonta al siglo XVII y por aquel entonces era propio de las clases más desfavorecidas, aunque enseguida las clases más pudientes se aficionaron también a él.

Tiene ilustres parientes, como el cocido montañés o el cocido maragato, y, como ellos, es un guiso pensado para combatir los fríos meses de invierno.

Los protagonistas indiscutibles de este popular guiso son los garbanzos, hasta tal punto que, si no lleva garbanzos, ten por seguro que no será cocido madrileño. Además, debe llevar un batiburrillo de otros ingredientes, casi todos procedentes de la matanza del cerdo, como son chorizo, tocino, espinazo y hueso de jamón. El resto de componentes son muestra del origen humilde del cocido madrileño: patata, repollo y zanahoria.

De la cocción de todos ellos en una olla, a fuego lento, se obtiene el caldo, que normalmente se extrae para hacer sopa y ofrecerla de entrante.

En algunos lugares es típico añadir el conocido "relleno": una mezcla de huevo, pan rallado, ajo y perejil en forma de bola que, tras pasarla por la sartén, se incorpora a la olla junto al resto de ingredientes.

Si te ha entrado hambre, ven a visitarnos a Mesón Jamonero Canete, donde somos expertos en tus platos de cuchara preferidos.

haz clic para copiar mailmail copiado